Hola, soy el Picador, propietario del escape room Picadero Motel de Barcelona, conocido por plantear retorcidos rompecabezas a mis huéspedes y asutarlos llevando una máscara de cerdo.

¿Alguna vez os habéis preguntado de dónde viene lo de la máscara de cerdo?

¿De la conocida saga de terror Saw?

Pues no.

El origen de todo se remonta a películas más antiguas pero igualmente perturbadoras.

¿Queréis saber cuales? Seguid leyendo. Jojojó.

 

No he encontrado la muñeca de Peppa Pig que quería mi sobrina. Pero he encontrado esto. Espero que le guste.

GRANJA MACABRA
(Motel Hell – 1980)
Empezaré por una película ochentera bastante bizarra que se titula Granja Macabra (Motel Hell 1980), también conocida como “Motel Infierno” [nota: no confundirla con las diferentes películas y serie de TV tituladas Hotel Hell] .

Va de un paleto sureño que lleva un motel en el sur de Estados Unidos y mata a gente.

Por cierto, si os gustan las pelis de terror con paletos, hice una entrada sobre eso.

En cuanto a Granja Macabra, aquí os dejo un fotograma:

¿No os dan ganas de verla mientras os coméis una rica hamburguesa?

Sí, lleva una máscara de cerdo y una sierra mecánica.

¿Se puede pedir más?

Sí, se puede:

Como veis, la máscara de cerdo es muy realista.

Por ejemplo, una pelea entre el tipo de la máscara de cerdo armado con su sierra mecánica y el sheriff del condado armado con su escopeta.

El enfrentamiento acaba derivando en una surrealista lucha de sierras mecánicas que ríete tú del combate de espadas láser entre Luke y Vader en Star Wars.

La película combina terror gore y humor negro a partes iguales.

Si no me creéis, podéis verla íntegra en Youtube y doblada al lenguaje de Cervantes, aquí:

Eso sí, no os recomiendo que la pongáis en la sobremesa de una reunión familiar, de esas que se hacen en Navidad o para el cumple de la sobrinita, ni nada de eso.

La familia no se lo tomará bien.

Os lo digo por experiencia.

Es la razón por la que tuve que matarlos a todos.

Eso último no debería haberlo escrito. Así que olvidadlo.

Por cierto, si queréis vivir una experiencia muy parecida a la de la Granja Macabra, venid a Picadero Motel en Barcelona, donde yo mismo os propondré un juego repleto de enigmas y algún que otro sobresalto. Jojojó.

Ahora será mejor que avancemos en el origen de ponerse una máscara de cerdo para causar estupor en el espectador.

POCILGA
(Porcile – 1969)

Esta otra película está bastante alejada de la anterior. Aunque no por ello se hace más fácil de ver.

Ni deja de ser perturbadora…

Chsss. Si el cerdo manda callar, hay que callar.

Pocilga (1969) es una obra del conocido director italiano Pier Paolo Pasolini.

Desde luego, este no es un largometraje al uso.

Su propio planteamiento narrativo rompe los estándares.

Son dos historias que transcurren en paralelo pero que no llegan a interconectarse.

Su único vínculo aparente es el uso de los cerdos de manera simbólica.

Una de las historias, situada en una indefinida época medieval, va de un joven que comienza deambulando por la zona volcánica del Etna y se vuelve caníbal, paseándose por diferentes sitios en busca de gente a la que comerse. Y uniéndose a él otros caníbales.
Apenas hay diálogos.

La otra gira en torno a otro joven algo uraño que rechaza la propuesta de matrimonio de una chica. Además, el padre del joven, un empresario poderoso, tiene como rival a otro empresario con un oscuro pasado relacionado con el nazismo. Pero ambos empresarios tendrán un acercamiento. Y el joven protagonista tiene que ver con todo esto.
Al contrario que el otro relato, en este abundan los diálogos.

Son dos historias contrapuestas en estilo narrativo y visual pero, con todo, se complementan, ya que están unidas por algo más que la simbología de los cerdos.

Eso sí, he de advertiros que no es la mejor opción si lo que queréis es entretenimiento y casquería.

Pero, por el contrario, si buscáis algo diferente y estáis dispuestos a desentrañar los significados que esconde, es una opción interesante.

Os dejo el enlace a la película íntegra en Youtube, en italiano y subtitulada al castellano:

Eso sí, antes de que la veáis, he de aclarar una cosa sobre Pocilga:
la imagen de la máscara de cerdo… no sale en la película, solo es una imagen que se usó para la promoción.

Aquí vemos el auténtico fotograma de la película, en el que el actor Ugo Tognazzi, ahora sin máscara de cerdo, sale haciendo el gesto de silencio:

Menudo trol estaba hecho el Pasolini, ¿eh? ¡Chs! ¡A callar!

Pero sí salen cerdos. ¡Oink! Jojojo

Si queréis ahondar más en el trasfondo y la simbología de esta película, recomiendo leer esta entrada de la Revista Replicante.

nos acercamos al final…

LE COCHON DANSEUR (1907)
(Conocido como “El Cerdo Bailarín”)
Terminaré
esta entrada con un cortometraje muy antiguo (1907) que quizá fue el primero en mostrar no exactamente a alguien llevando una máscara de cerdo sino directamente a un cerdo antropomorfo.

Este cortometraje no es raro…, no. Lo siguiente.

Para ser de principios del siglo XX, el traje del cochino bailarín está bastante logrado.

Y, hacia el final, cuando hacen el primer plano de su cara, da bastante mal rollo.

Pero como no tengo palabras suficientes para describirlo, y apenas dura cuatro minutos, será mejor que lo veáis con vuestros propios ojos. Preferiblemente, antes de ir a dormir, para tener sueños extraños de esos que despiertas en mitad de la noche gritando y empapado en sudor…
Jojojó.

Como veréis, no es más que un tío disfrazado de cerdo bailando junto a una chica. Y ya está.

Pero es que no necesita más. Jojojó.

Y esto es todo por hoy. Otro día seguiré con más películas perturbadoras y macabras. Ahora he de ir a hacer cosas, que tengo un par de cadáveres en la despensa que no van a trocearse solos.
Jojojó.

Pero antes de marcharme, os recuerdo otra vez que si queréis ver a un tío con una máscara de cerdo (aunque no prometo que me veáis bailar) podéis venir a mi sala de escape, en Barcelona, Picadero Motel.

Os espero. Jojojó.

Picador - Picadero Motel - Escape Room Barcelona

Hola. Soy el Picador y esta es la foto que uso en Tinder.

Si queréis seguirme en las redes sociales:

Facebook

Instagram

Twitter